LO QUE SOY

Puedes ver mis manchas en

junio 18, 2012

DE SEIS Y MEDIA A SIETE Y MEDIA

‎"...Si todo fuera tan sencillo como que bastara con cruzar una mirada para quedar a las siete de la mañana para tomar un café en el parque que está detrás de la iglesia, las mañanas de esos días se prestaban para tomarse un tiempo antes de que los checadores de tarjetas sonaran al mismo tiempo entre bostezo y bostezo, la lluvia que caía por la madrugada dejaba un aroma que volvía mas intenso el sabor del café, que entre bocanadas de cigarro y mentones tiritando iban perfumando aquel parque que por las obras de la avenida principal, servía de paso a varios ojerosos que perdían, o intentaban recuperar, no lo supe nuca, un poco de entusiasmo regado sobre las bancas del parque que quizás la noche anterior habían dejado las parejas que para poder irse a dormir, separados, se solicitaban uno a otro, una dosis de besos y caricias, solo lo necesario para poder sobrevivir las horas separados del día siguiente.

Quizás por eso al día siguiente sucedía una que otra ruptura, pues sin saberlo algún ojeroso se había guardado en el bolsillo izquierdo del abrigo su entusiasmo, podría ser, aunque también podría ser que no era entusiasmo, solo ganas de no tener frío por la noche, esas cosas podían pasar, y más en esta ciudad, pero al cuarto para las siete sentado en la banca del parque que estaba tras la iglesia, yo deseaba que todo hubiera sido tan fácil como solo mirarla para haber quedado de encontrarnos a las siete antes de ir al trabajo, para mirar tacones y mocasines apresurados esquivando los charcos de lluvia para llegar a la oficina a tiempo y entre bostezo y bostezo marcar una tarjeta de asistencia en el checador.

Si todo fuera tan fácil como haber tenido valor de abrir la boca y decirle: te espero todos los días de seis y media, a siete y cuarto sentado en la banca del parque que está detrás de la iglesia, tan solo para mirarte pasar con tu vaso de café y sin que me mires, verte sonreír mientras hablas por teléfono con alguien que te hace sonreír como yo quisiera hacerte sonreír..."

febrero 25, 2012

EN SILENCIO

Lo que nos aleja no son las distancias, son los silencios,

De nada sirve estar cerca o estar a kilómetros de tu mirada,

si es lo que callamos aquello que nos separa.

Tenerte en silencio,

es tenerte sin que estés,

pues es el nombre de quien callas con quien estas,

callarme mientras te miro es no ver nada,

pues decirte lo que siento es decir hoja y que salga de mi boca una piedra,

es decir viento y que caiga a plomos el sol del desierto,

es decir te amo y que ya no sonrías.

Son los silencios los que nos desmoronan,

los que te hacen retroceder

y a mi avanzar al camino que ya recorrí,

que no abandono,

que es mío porque tiene mis pasos anidados en el eco de mis huellas.

Son los silencios,

los desgastados silencios,

los incómodos silencios,

los que aparecieron sin darnos cuenta,

pues estábamos tan acostumbrados a decirnos todo sin decir una letra,

y te miraba y entendías que te extrañaba,

y te tomaba la mano y sabía que tenías miedo,

y te abrazaba y sabíamos que todo estaría bien,

todo en silencio,

sin palabras,

sin más dialogo que el que entre los dos inventamos con miradas,

con tactos,

con humedades,

con sonrisas,

la tuya más sonora que la mía,

la tuya más radiante que la mía,

la tuya mas amada que ninguna.

Pero en silencio nos quedamos,

en silencio nos perdemos,

en silencio decimos adiós,

mientras rasgando la distancia entre tú y yo,

moribundo suena el eco de nuestro amor.